Paradojas a la colombiana

En nuestro país, se explota a los más necesitados y ahora los gobernantes y empresarios añoran la gasolina de contrabando.

Las paradojas de la vida suelen ser dolorosas. En Colombia, por ejemplo, mientras la población campesina muere de inanición y su escaza producción apenas mitiga su hambre, quienes se encargan de recoger sus cosechas y llevarlas a las canas de los consumidores, son cada vez más ricos y no escatiman un segundo para meterles la mano a los bolsillos y sacarles el costo que les provoque.

Pero hay más: durante décadas y por presión de las multinacionales, que no solo patrocinaron al Estado para que le hiciera frente, sino que armaron por su cuenta a los que después se convirtieron en paramilitares, que finalmente también vivieron de la gasolina que llegaba de contrabando desde Venezuela y Ecuador, y ahora, sin pelos en la lengua, ni la menor vergüenza, tanto empresarios como dirigentes y funcionarios aseguran que el déficit de combustible subsidiado en las fronteras se debe a que debido al alza dólar frente a la moneda local, ya no es negocio traer gasolina de contrabando y de ahí el faltante.

Dos informaciones que se han venido conociendo en los últimos días, pero que, continuando con las paradojas, ya no sorprenden al grueso de la comunidad, precisamente a los más perjudicados, simplemente porque se asume que la incapacidad ejecutiva del Estado y que, lo más grave, la corrupción, forman parte del folclor nacional y por lo tanto, no hay nada que hacer.

Entonces la fórmula de la paradoja se completa de la siguiente manera: El Estado y los grandes empresarios organizan, planean y ejecutan una estrategia terriblemente lesiva para la gran mayoría de los colombianos, mientras los afectados están enfrascados en discusiones sobre fútbol, telenovelas, modas, redes sociales y en fin todo lo que ofrece el consumismo. Los medios masivos de comunicación muestran toda esta situación de manera superficial y adornada. No obstante, quienes miran desde afuera este drama se preguntan cómo hacen los colombianos para sentirse los seres más felices de todos.

La mayoría de los colombianos vivimos en la miseria, cerramos los ojos ante los abusivos y los delincuentes, permitimos que los gobernantes a quienes elegimos actúen bajo libre albedrío y cuando nos enteramos de que se torcieron, simplemente suspiramos y nos preparamos para el siguiente batacazo.

La paradoja final de todo esto es que pese a lo que acontece, a los empresarios oligarcas desobligados ante la realidad de su país; a los gobernantes ineptos, incapaces o retorcidos; a los mamertos e impávidos, siempre estaremos listos para comprarles, aplaudirlos y reelegirlos.

Victor Chaves Rodriquez

El director del Informativo Web del Sur, Víctor Chaves R es un Periodista, Comunicador y Docente Escolar y Universitario con más de 35 años de experiencia profesional, que ha construido a lo largo y ancho de Colombia. Es promotor de la Prensa Alternativa y del aprovechamiento de los medios virtuales para una difusión óptima de hechos y acontecimientos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: