Planes de Desarrollo: La triste realidad

IMG_20160219_080644

IMG_20160219_081910
En una época que todos presagiaron como complicada desde hace ya un tiempo, pensar en la redención absoluta de la región y la ciudad es un sueño irrealizable.

Es indudable que muchas organizaciones sociales, comunitarias, políticas y populares están haciendo un gran esfuerzo para aportar a la construcción de los planes de desarrollo a escala departamental y de la capital de Nariño.

Las iniciativas y las propuestas que se están haciendo llegar a las autoridades encargadas de confeccionar estos importantes documentos, son muchas, amplias, profundas, sentidas y brillan en gran parte por su originalidad.

Por su lado y por lo que se ha podido percibir, la gobernación de Nariño y la alcaldía de Pasto asumieron con gran seriedad este proceso, destacándose la participación de la ciudadanía, a través de múltiples expresiones sociales, culturales, comunitarias y políticas. También se está haciendo presencia en la periferia y en algunos de los lugares en donde el Estado a través de sus instituciones muy poco o nunca se ha hecho ver por esos lados.

Todo esto debe valorarse en su justa medida: es un gran esfuerzo, nadie lo niega. El compendio de iniciativas, planteamientos y propuestas será, de alguna manera el esqueleto de lo que Nariño y Pasto requieren para funcionar como región y ciudad, en términos de un crecimiento que no arruine, sino que por el contrario optimice las condiciones de vida de la mayoría.

Inclusive el trabajo interno o preparatorio que adelantaron muchas organizaciones implicó una depuración y un aterrizaje en la pista de la realidad, pues muchas iniciativas, que realmente se requieren, son por ahora irrealizables y habrá que esperar nuevas condiciones sociopolíticas en el país para pensar en llevarlas a cabo.

Francisco Bravo, un reconocido líder de la izquierda nariñense, quien ha venido participando en la confección de las iniciativas que la Minga Nariñense por la Paz preparó para entregar al alcalde de Pasto y lo sigue haciendo para hacerla conocer de la administración departamental, utilizó una expresión para identificar esta etapa de la confección de los planes de desarrollo: “la triste realidad”, con la que se pretende definir la necesidad ubicar todos los contenidos de los planes en el terreno de lo verdaderamente realizable y ejecutable. De lo contrario, todo el ejercicio se podría convertir en un nuevo “canto a la bandera”.

En una época que todos presagiaron como complicada desde hace ya un tiempo, pensar en la redención absoluta de la región y la ciudad es un sueño irrealizable. Esa es una verdad que todos tendremos que reconocer y aceptar.

Pero eso no quiere decir que entonces los mandatarios tendrán carta abierta para gobernar como les provoque sin mayores expectativas que las de cumplir con sus periodos de gobierno. Todo lo contrario: que en los documentos que finalmente se aprueben como cartas de navegación se fijen metas alcanzables, pero que de verdad se haga la tarea, para tratar de cumplirlas. Que todo este esfuerzo no sea en vano.

En el desayuno de trabajo de la coordinación ampliada de la Minga por la Paz de Nariño con el alcalde de Pasto y el equipo que está imbuido en la elaboración del Plan de Desarrollo local, Pedro Vicente Obando expresó entre muchos otros temas, su preocupación por el alto desempleo formal que se está registrando en estos momentos en la ciudad, con indicadores bastante preocupantes.

Este es un factor que desnuda la crisis desatada por el mal manejo de las oportunidades que se han presentado por ejemplo con la caída del peso colombiano frente a la divisa norteamericana y que señala a los grandes empresarios y a los gobernantes como principales responsables.

Por inmoralidad o ineficiencia se permitió que las ganancias se fueran para otras partes del país y hoy solo quedan las migajas en la región, con una vida súper costosa en las principales poblaciones del Departamento y por suúesto con altas tasas de desempleo.

Si se quiere trabajar en procura de generar empleo formal, los planes de desarrollo deben incluir mecanismos que permitan aprovechar el caudal de recursos que hoy están llegando desde el extranjero, para estimular la producción local, apoyar a los pequeños y medianos productores y fortalecer otras líneas que generan recursos económicos, como el turismo, por ejemplo.

La lucha de los movimientos sociales y populares en esta materia será para propiciar que esa “triste realidad” deje de ser un lamento y se convierta en un reto para el crecimiento justo, equitativo y digno.

Victor Chaves Rodriquez

El director del Informativo Web del Sur, Víctor Chaves R es un Periodista, Comunicador y Docente Escolar y Universitario con más de 35 años de experiencia profesional, que ha construido a lo largo y ancho de Colombia. Es promotor de la Prensa Alternativa y del aprovechamiento de los medios virtuales para una difusión óptima de hechos y acontecimientos.

2 comentarios sobre “Planes de Desarrollo: La triste realidad

  • el 22 febrero, 2016 a las 7:02 pm
    Permalink

    En realidad y por el bien de Pasto, lo que se requiere es el compromiso decidido de todo el equipo de gobierno, porque las problemáticas sociales, ambientales y económicas cada vez son más graves, creo que tanto crecimiento (ladrillo y concreto) nos está dejando secuelas bastante graves para enfrentar el cambio climático. Se cree que las personas comprometidas socialmente, defenderán ante todo las condiciones climáticas; este es el verdadero reto; necesitamos más zonas verdes, más parques, más árboles (pero por favor especies nativas o árboles que de acuerdo a su naturaleza no dañen las calles o no levanten los pavimentos), estos como una estrategia para mitigar la contaminación auditiva, visual (ya que ni las estrellas podemos ver, con tanta construcción), emisión de gases, (polvo, smog o esmog), creo que la educación ambiental, las campañas en busca de la conscientización ambiental, el compromiso de una ciudad limpia (premisa:ciudad limpia no es la que más se barre, sino la que menos se ensucia); la mínima producción de basura y el mínimo consumo y desperdicio de agua, es como el inicio de una sociedad cambiante; ahora bien, aspectos preocupantes; incremento de microtráfico, inseguridad, falta de aseo, falta de ordenamiento vial, no se que sucede, pero en lo corrido de este año, he presenciado muchos accidentes de tránsito. La ciudad es difícil de administrar, es muy difícil dar respuestas a todas las problemáticas, es difícil saber cuando y como estamos perjudicando al productor (agrícola), pastuso (muchas veces se defiende al vendedor de frutas pero lo que venden es de contrabando y carísimo una mandarina $5.000,oo); como y cuando en lugar de ayudar, la cura resulta más grave que la enfermedad, pero manos a la obra, es lo que le queda, se llegó al poder y es para eso PARA PODER. Y si hay momento en que se critica, es porque se necesita demasiado y se espera mucho más. Yo creo en los aportes de Luis Calpa y en la conciencia social que lo acompaña, espero que sea oído y que haga muy bien su trabajo, que este se traduzca en un Pasto más humano, más vivible, con todo lo que significa, seguridad, ordenamiento y empleo, aseo, iluminación, control de precios, pesas y medidas, control de contrabando, apoyemos al productor pastuso y nariñense en todo. Otra cosa importante, humanicemos lo público, desde el buen trato, el buen recibimiento y las respuestas oportunas de los servidores públicos para con la comunidad, gracias a nosotros los servidores tienen sueldo, que no se les olvide, y al alcalde, el se debe a todos los que votamos por él, no solo a las personas con las que hizo alianzas por uno u otro motivo; con el mayor respeto, con la mayor esperanza, se solicita a toda la administración: QUERER A PASTO, COMPROMETERSE CON PASTO NO CON FIGURAR Y HACER HOJA DE VIDA, (YA QUE NO SON PASTUSOS, POR LO MENOS AGRADECER QUE AQUI TIENEN TRABAJO Y DEMOSTRARLO CON COMPROMISO), PRODUCIR PROCESOS DE CAMBIO REALMENTE OPORTUNOS Y ADECUADOS (PERTINENTES DIRIA MI AMIGO L.C.) Estas palabras son solo pinceladas, cada tema tiene su trasfondo.

    Respuesta
  • el 22 febrero, 2016 a las 8:45 pm
    Permalink

    Bueno…Yo si pienso….que….vamos a comenzar a jugar todos en el equipo…si ya nos pusimos la camiseta, ya calentamos…pues…TENEMOS QUE IR CON MUCHA CONFIANZA A GANAR EL PARTIDO, AQUI, YA NO CABEN DUDAS, LO UNICO QUE CUENTA ES QUE COMO CIUDADANOS QUE JUGAMOS EN EL EQUIPO DEL CAMBIO…PUES..ESTO LO PODEMOS CAMBIAR PERO TODOS…PASANDO DE LOS DICHOS A LOS HECHOS Y POR ENCIMA DE TODO SIENDO COHERENTES CON LO QUE PENSAMOS, HACEMOS Y HABLAMOS…

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: