Los últimos días de UNA guerra. Las mentiras de Santos sobre el Conflicto Colombiano

Mientras en el centro del país y muy especialmente entre funcionarios públicos y dirigentes políticos se habla del fin de LA guerra, cuando hacen referencia a la suscripción y sanción de los acuerdos entre los voceros del gobierno de Juan Manuel Santos y los delegados de la guerrilla de las Farc, en las zonas de conflicto en donde por lo menos algo se alcanza a percibir de todo lo que sucede en Cuba, la calificación es menor y si acaso se habla de que es posible que con ese pacto se le ponga fin a UNA guerra, nada más.

Nada más profundo que lo que se halla en lo más simple: No se trata de un problema de sintaxis o gramática. Esto lo que demuestra es que la óptica de la paz desde las instituciones, difiere de manera radical en comparación con la sensación que tienen los campesinos, indígenas, negros y colonos que habitan los territorios en donde la guerra no es un asunto de titulares de prensa, sino una realidad que mata y deja heridos a la vera del camino.

Al presidente Juan Manuel Santos se le llena la boca cuando habla de “la paz que todos los colombianos estábamos esperando”, pero no es nada claro cuando tiene que responder por la forma cómo va a financiar el posconflicto o post acuerdo.  Sus frases pierden toda claridad y sobre todo credibilidad cuando insiste en que, tras la firma en La Habana del acuerdo para el desarme de las Farc, todo será fiesta en Colombia.

Nada más alejado de la realidad. Parece que de un borrón va a acabar con todos los indicadores que ratifican la pobreza extrema en la que sobrevive una gran porción de los colombianos. El desempleo ya no será una tendencia y por el contrario todos podrán acceder a plazas bien remuneradas y acordes a las normas laborales. Los campos van ser de nuevo productivos: las cosechas se pagarán como debe ser y habrá garantías para que el trabajador rural también sea respetado.

Se acabarán los problemas de tenencia de las mejores tierras y, lo más increíble el negocio del narcotráfico perderá rentabilidad y ya no será atractivo para las mafias. A nadie le interesará volver a comprar armas ilegales y el contrabando desaparecerá bajo las alas de una democracia perfecta.

Y así sucesivamente. Tras la sarta de mentiras que hoy Juan Manuel Santos y sus subordinados están desplegando por los medios de comunicación, más que todo para hacerle frente a los uribistas que insisten en la guerra como salida al Conflicto Armado, no parecen darse cuenta de que, por caer en ese juego, se están planteando las condiciones para UNA nueva guerra, la que seguramente sobrevendrá una vez que pase la resaca de Cuba.

Por más que creamos en la Paz; que luchemos por defender lo que se está alcanzando en Cuba; que ratifiquemos nuestra posición en el sentido de que no hay más salida a la sumatoria de todos los conflictos y guerras que hay y han habido en Colombia en los últimos siglos, que lo que se logre mediante el diálogo y la concertación, no podemos solaparle a Santos todas sus mentiras y los cuentos que le está echando al pueblo colombiano.

No habrá redención mientras se siga feriando al país y entregándoselo a los mejores postores; mientras se siga repartiendo la torta presupuestal y burocrática entre familiares y amigos, en la mayoría de las veces sin importar la idoneidad profesional para cumplir con lo que el país requiere y lo peor de todo, sin medirse su condición moral y ética.

Por todo esto es que la gente en las zonas en donde el plomo, la coca y la ausencia del Estado es pan de cada día, se sabe que lo que se logre en La Habana, de pronto acabe con UNA guerra, pero que lejos quedamos aún de ver un país más digno para todos y que cerca de UN nuevo conflicto Armado.

Porque los conflictos sociales no se irán ni se acabarán con la firma de un papel, Juan Manuel, no le digas más mentiras al país.

Victor Chaves Rodriquez

El director del Informativo Web del Sur, Víctor Chaves R es un Periodista, Comunicador y Docente Escolar y Universitario con más de 35 años de experiencia profesional, que ha construido a lo largo y ancho de Colombia. Es promotor de la Prensa Alternativa y del aprovechamiento de los medios virtuales para una difusión óptima de hechos y acontecimientos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: