Por ahora seguiremos tragando asbesto. Gracias señores congresistas

Edwin Mejia columnista 2

Por Edwin F. Mejía Ch. efmejiach@hotmail.com

Acaba de hundirse en el Congreso de la República el proyecto de Ley que buscaba prohibir definitivamente el uso del asbesto en la industria nacional, por considerar que el producto causa enormes daños a la salud de quienes lo manipulan y usan, especialmente con ser cancerígeno. Los que están de acuerdo con seguir utilizándolo aducen que no se puede cortar de tajo su uso o comercialización por los daños que se podrían causar a los empresarios, grandes y pequeños, que derivan su sustento de esta materia.

Los conceptos sobre los daños que causa el asbesto para la salud los han dado la Organización Mundial de la Salud, (OMS)  y la Organización Internacional del Trabajo, (OIT).

Además, algunos médicos expertos en el tema consultados al respecto aseguran que este producto sí induce al desarrollo  de cáncer en la laringe, el pulmón y el ovario.

Por ahora, solo queda pedirle a las industrias que quienes se dedican a esta actividad  reduzcan los riesgos, a quienes lo usan o manipulan; que ellos tengan menos riesgos de contagiarse de un cáncer.

El asbesto es una sustancia que se presenta en el mercado como un aserrín, que lleva en Colombia cerca de 7 décadas de uso, sin control alguno. De acuerdo con datos de la ONU y de la OEA, cerca de 50 naciones ya prohibieron su utilización en sus respectivos territorios, debido a los daños que causa y por los experimentos que se han hecho, en donde se han comprobado los daños que causa.

Senadores, como Álvaro Uribe Vélez, se opusieron al Proyecto por que éste no contemplaba un plan de compensación para los empresarios de este producto y que deben abandonar la actividad: El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, estuvo de acuerdo con eliminar el uso del producto, pero con un proyecto escalonado, donde los industriales puedan cambiar de actividad sin tanto traumatismo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: