El apoyo popular a la paz. Evidente crisis en ciudades como Pasto. Urge un nuevo liderazgo

La oferta política de la “izquierda democrática” es tan pobre e inmoral que inclusive las Farc – ep exploran otras alternativas como estrategia para su salida a la vida pública.

Por Víctor Chaves R. REPORTERO NÓMADA. Director de Informativo Web del Sur. Miembro de la Unión de Medios Alternativos del Sur para la Paz, Umaspa.

Esta columna, más que un objetivo, tiene una esperanza: ojalá que los aludidos, los de verdad y los que quieran sentirse así, reviren y demuestren que no es cierto que en la “izquierda democrática” de esta región se esté padeciendo una profunda crisis, por falta de liderazgo y exceso de politiquería.

No puede ser más preocupante este asunto de lo que ya lo es. Justo en este momento histórico en el que muchos colombianos honesto pugnan para que no se pierda la oportunidad de comenzar a construir una paz que beneficie a las mayorías olvidadas, en la capital de Nariño y en muchas otras ciudades colombianas se evidencia desde lejos que los llamados líderes de los colectivos políticos denominados “de izquierda” perdieron lo poco que les quedaba de su capacidad de convocatoria a los actos de movilización popular, debido a que por sus antecedentes ya no generan ningún tipo de credibilidad: malos políticos, pésimos funcionarios, burócratas consumados y también corruptos en muchos casos.

Ante la ausencia de líderes verdaderos que produzcan un necesario y siempre esperado relevo generacional y conceptual, la vieja guardia se anquilosó en un falso y sobre todo ineficiente poder, que solo ha dejado resultados caóticos para las luchas populares.

Organizaciones y movimientos que otrora eran bastiones de las batallas por los derechos de las clases trabajadores, campesinas y populares, han caído en la desgracia burocrática, operativa y sus dirigentes responden más a las órdenes de sus caudillos políticos que a la voluntad de la gente.

No exageramos si miramos que dentro de esa problemática no hay excepciones. Los sindicatos y las propias centrales obreras, las organizaciones que algún día fueron populares, pero que hoy son antros de la politiquería, en donde la gente solo se encuentra para “echar carreta” y hacer las críticas mañidas de siempre, pero a la hora de conjugar fuerzas por causas como la paz y el futuro político del país, ahí sí, cada uno jala para su lado, sin importarle que debido a esa actitud es que se ha favorecido la presencia histórica de las oligarquías en el poder.

Esta historia no es nueva si nos remitimos a eventos y procesos de hace poco y largo rato, en los que se dejaron estrategias populistas caudillistas sin ningún resultado positivo, pues si se alcanzaron algunos estrados de poder fue gracias a las alianzas con los mismos corruptos a quienes se decía que se combatirían. En el argot político se dice de personajes así, que ya están quemados y que no tienen opción política propia para ganar cargos de elección popular.

Lamentablemente la tozudez y la vanidad de estas personas han terminado de sumir en la crisis a todos los sectores populares urbanos: Además se miente, se pintan pajaritos en el aire y se ufanan por cosas que no solo no han hecho ellos, sino que muchas veces ni siquiera existen.

Y aunque muchos de estos piensan reencaucharse en los próximos comicios, plegándose o cubriéndose con la sombra de lo que proyecte el nuevo partido de las Farc, ni siquiera pensando así se han dado a la tarea de hacer trabajo político con la gente, que es algo de lo más urgente en estos momentos y mucho menos lograron movilizar alguna comunidad al acto en favor de la implementación.

Es una triste realidad que inclusive ha llevado a los comandantes de las Farc – ep a considerar decisiones diferentes a las de unirse a los colectivos de la “izquierda” para llegar cumplir con la etapa de “transición” dentro de su estrategia política.

La gran acogida a nuestras publicaciones relacionadas con este tema en las redes sociales nos lleva a pensar que en efecto la comunidad se ha hecho a un lado de la movilización, porque ve en quienes aparecen encabezando estos eventos pero solo cuando hay cámaras de televisión, a una caterva de oportunistas y aventureros que no es que quieran la paz para Colombia, sino sacar beneficio propio de su implementación.

A la par de todo esto, es muy poco lo que se ha hecho para que la gente se involucre de lleno en este proceso. La pedagogía no llegó a las escuelas y colegios y en las universidades tampoco fue mucho lo que se promovió. Los medios masivos hicieron lo propio con la desinformación y la tergiversación de los hechos, mientras que la prensa alternativa, dentro de la cual incluimos a INFORMATIVO WEB del SUR, REPORTERO NÓMADA y la UNIÓN DE MEDIOS ALTERNATIVOS DEL SUR PARA LA PAZ, UMASPA, todavía no cuenta con la fortaleza suficiente que le permita hacerle frente a los monstruos de la manipulación de la información al servicio del poder.

Como lo planteamos al comienzo, la esperanza la depositamos en este artículo editorial para que la gente que se sienta afectada por nuestra posición política, pues que lo exprese, ojalá de la mejor manera.

Así estaremos construyendo paz, así a muchos intelectuales no les guste la expresión.

Victor Chaves Rodriquez

El director del Informativo Web del Sur, Víctor Chaves R es un Periodista, Comunicador y Docente Escolar y Universitario con más de 35 años de experiencia profesional, que ha construido a lo largo y ancho de Colombia. Es promotor de la Prensa Alternativa y del aprovechamiento de los medios virtuales para una difusión óptima de hechos y acontecimientos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: