Indecisos y abstencionistas: en sus manos puede estar el futuro del País

Los ciudadanos que pudiendo sufragar no lo hacen, por razones que en gran número son banales, son 3 de cada 5. Es decir, más de la mitad. Qué tal si ahora dejan la pereza, las actitudes Frescas o el “Meimportaculismo”, que en últimas vienen siendo lo mismo, y se adjudican nada menos que la posibilidad de que los colombianos de a pie y los más llevados, tengan por fin la segunda oportunidad que todos, incluyendo a Gabo, siempre anhelaron.

Por Víctor Chaves R. Reportero Nómada. Director de Informativo Web del Sur.

Nadie puede asegurar, ni ahora ni nunca, que Colombia, está poblada por malas personas. Todos están convencidos de que la mayoría son buenos tipos y excelentes mujeres, en todos los sentidos que puedan tener los dos adjetivos. Las duras palabras de Darío Echandía, un filósofo y político liberal que solía repetir en todos los escenarios que Colombia es un “País de cafres”, con seguridad se pronunciaban pensando en aquellos compatriotas que accedieron al poder (gubernamental, jurídico y político) solo para robarse todo lo que estuviera al alcance de sus manos y más allá. No, él no hablaba de todos los colombianos.

La gran mayoría es generosa, amplia, solidaria, de buen corazón y se compadece del hermano que vive un mal momento. Los habitantes del que antes era llamado “País del Sagrado Corazón de Jesús”, una denominación que tenía además soporte constitucional, creyentes de mucha fe, bien sea por las cuestiones religiosas, pero también por el fútbol o el ciclismo. Es decir que estarían dispuestos a jugarse todo por este puñado de causas.

Otra denominación es antigua es “Frescos”, con la que se pretendía señalar a aquellos que por lo general dejan los problemas y los asuntos urgentes y prioritarios “para después”. Ahora se les dice “Relajados”. Eso es algo que también son los colombianos. Relajados a morir. No perezosos, sino más bien resignados a toda una serie de suertes, a que acontezcan cosas que no van a hacer ningún bien, pero que se podrían evitar si así se lo propusieran. Es decir, si se “pusieran las pilas”. Por Frescos o Relajados es que se ha permitido que la crisis social, política y económica cave un hueco tan profundo que por ahora parece imposible de volver a llenar.

Por Frescos o Relajados es que los colombianos terminaron por resignar su suerte y la de las siguientes generaciones. Por Frescos o Relajados es que se alejaron de la posibilidad de tomar decisiones pensadas y optaron por las viscerales, es decir las que salen de adentro sin mayor esfuerzo, como una diarrea, apenas con un impulsillo leve, prácticamente imperceptible para todos.

Toda esa frescura llevó también a que por ejemplo, se asuman posturas cómodas e insípidas. La resignación a ser dirigidos históricamente por ineptos, incapaces y en todo caso por corruptos, nace de la frescura con que se evalúa y se sigue a los líderes políticos. La postura aquella de no votar en épocas electorales, porque desde ya se asume, que ninguno de los candidatos es capaz de nada y que solo se preocuparán por llenar sus bolsillos y favorecer a sus amigos, es producto de esa frescura y ese relajamiento, lo mismo que el amor por los lujos y el dinero fácil, sin importar si este se consigue exportando cocaína o matando a alguien.

La frescura o el relajamiento de los que no votan es similar a la de los que les gusta ser conocidos como “Indecisos”, es decir que pase lo que pase, siempre estarán dudando, porque así es más cómodo, sobre cuál es el candidato que le conviene a la ciudad, la región o el país. Es la misma frescura o el relajamiento de aquellos que saben que si x o y aspirante alcanzan su meta, será una nueva debacle para Colombia, pero igual, les importa un pito.

La historia dirá que en 2018, los Frescos o Relajados de Colombia tuvieron la oportunidad de comenzar a construir el nuevo país, que en medio de la locha alcanzaron a soñar; que fue este un momento en que  alcanzó a ser posible lograr desbancar de los solios del poder a los oligarcas y traquetos que desde hace tiempo se habían fusionado como uno solo para perpetuarse en el poder.

Los Frescos o los Relajados de Colombia, representados en los abstencionistas  y también en los indecisos tuvieron en sus momentos la opción sin antecedentes cercanos de mandar a la mierda a los corruptos y a los mentirosos y de permitir que una nueva alternativa tuviera la oportunidad de poner en marcha la ideas, iniciativas y proyectos que deben propiciar la construcción de la Colombia anhelada por los más llevados.

¿Entenderán los Frescos o los Relajados de Colombia que si se percatan del poder político que representan en este momento procederán en consecuencia y salvarán a todos sus compatriotas del nuevo caos que parece avecinarse?

Si es así entonces todo habrá cambiado y ya no serán más parte del triste y gigantesco grupo de los Frescos y los Relajados de Colombia.

Victor Chaves Rodriquez

El director del Informativo Web del Sur, Víctor Chaves R es un Periodista, Comunicador y Docente Escolar y Universitario con más de 35 años de experiencia profesional, que ha construido a lo largo y ancho de Colombia. Es promotor de la Prensa Alternativa y del aprovechamiento de los medios virtuales para una difusión óptima de hechos y acontecimientos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: