La Colombia marginal y marginada siguió perdiendo

Como si quisieran limpiarnos las babas, los medios masivos de comunicación resaltan que los 8 millones de votos que obtuvo el candidato Gustavo Petro se constituyen en un hecho histórico que muestra una transformación profunda en el comportamiento político de la gente.
La verdad es que hoy el país ha dejado pasar una verdadera oportunidad para comenzar una honesta transformación  hoy está ad portas de una nueva guerra de proporciones por ahora incalculables.
Por Víctor Chaves R. Director de Informativo Web del Sur.
Así los medios masivos insistan en hablar de “votaciones históricas”, la verdad es que los colombianos dejamos pasar una vez más la oportunidad de comenzar a construir de verdad un país en el que quepamos todos en igualdad de condiciones de derechos y deberes y dejamos el poder en manos de los más abusivos, los más ineptos y los más corruptos.
 
¿Por qué pasa esto? ¿por qué en algunas regiones la suerte de sus hermanos que viven en la periferia, segregados, discriminados y abandonados les importa un pito?¿Por qué si muchos de los votantes de Duque saben que efectivamente junto a él estará sentada en el Gobierno una caterva de corruptos y delincuentes de diferentes estirpes, prefieren que todo siga funcionando de la misma manera, en vez de abrirle las puertas a las propuestas que se aparten de este modelo?
 
Con seguridad las respuestas tendrán que buscarse en la doble moral de los colombianos, en las maquinarias electorales, en la tergiversación de los medios de comunicación…
 
Como periodista alternativo, comunitario y popular que anhela por convicción un cambio muy profundo de los modelos de poder que imperan en Colombia, reitero nuevamente a quienes manejaron la campaña del candidato que no ganó que de verdad revisen su papel en este tipo de lides. Estoy convencido de que la responsabilidad de esta derrota recae en gran parte en ustedes. No es la primera vez que les sucede y por eso es tiempo de que se hagan a un lado.
 
El momento social y político que padece Colombia debió manifestarse en las urnas con tal fortaleza que se hubiese podido llevar al candidato de la Colombia Humana al triunfo. Pero no sucedió así.
 
Entonces hay que comenzar a preguntarse ¿qué pasó? o mejor, ¿qué falló?
La experiencia nos indica que los líderes populares tradicionales, es decir, los de siempre, son negados para la auto crítica y cada vez que alguien intenta un comentario honesto en aras a corregir los errores y mejorar las estrategias, recibe todo tipo de censura y aislamiento. Pero hay que persistir en este ejercicio, que también debe ser parte de un nuevo pensamiento y de la voluntad de construir un país diferente. De minucias como esta es que se debe arrancar.
La izquierda sigue echándose el mismo discurso a las mismas personas. En ese sentido no hay ningún aporte ni se sumó con incidencia a la campaña y a las votaciones. Los 8 millones obedecen en su mayoría a una reacción espontánea de la gente que vio en Gustavo Petro la posibilidad de derrotar a los corruptos y a los guerreristas, no al llamado de los líderes de la izquierda, de los sindicatos o algo así. No nos llamemos a mentiras.
Eso conlleva a pensar que todos estos votos por no tener un “dueño” ´político son volátiles, es decir que no se podrán endosar, por ejemplo, para las campañas regionales, en donde comenzarán a reaparecer las rencillas y odios que llevarán al traste muchas aspiraciones dignas y honradas.
En este domingo de elecciones perdieron muchos colombianos, principalmente los marginados, los que viven en medio de las balaceras y debajo de los bombardeos, los olvidados de siempre. Pero perdemos todos, porque lo que se viene luce oscuro en muchos sentidos, empezando por el futuro de la paz con las guerrillas.

Victor Chaves Rodriquez

El director del Informativo Web del Sur, Víctor Chaves R es un Periodista, Comunicador y Docente Escolar y Universitario con más de 35 años de experiencia profesional, que ha construido a lo largo y ancho de Colombia. Es promotor de la Prensa Alternativa y del aprovechamiento de los medios virtuales para una difusión óptima de hechos y acontecimientos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: