CICR reconoce a disidentes del bloque oriental de las Farc como actores formales del conflicto colombiano

El CICR continúa con su diálogo confidencial y bilateral con los actores armados para promover el respeto de las normas humanitarias.

Boletín institucional

Tras la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las FARC se han conformado varios grupos armados, entre ellos, se encuentran las estructuras de las FARC-EP del antiguo Bloque Oriental que no se acogieron al proceso de paz.

Este último grupo, presente en el oriente de Colombia, fue recientemente incluido por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en la categorización de las partes de los distintos conflictos armados en Colombia.

Los criterios para que un grupo haga parte de un conflicto armado, a la luz del derecho internacional humanitario (DIH), incluyen que los grupos estén lo suficientemente organizados y que sus acciones armadas alcancen cierto nivel de intensidad. A los efectos del DIH, la motivación del grupo resulta irrelevante.

Para el CICR, estas antiguas estructuras del Bloque Oriental de las FARC-EP que no se acogieron al Acuerdo de Paz reúnen dichas características.

Esta clasificación no supone en ningún caso la reanudación del conflicto armado que finalizó con el Acuerdo de Paz de 2016, ni otorga ningún estatus jurídico o político a este grupo.

Es indudable que hay presencia actores con antecedentes similares en otras zonas del país, tal como ocurre en el sur y en el occidente. Por su parte, el CICR está analizando la situación de acuerdo a los mismos criterios señalados por el DIH, sin que por el momento se pueda confirmar que ya reúnen estos requisitos.

Al hacer parte de un conflicto armado no internacional, según el derecho internacional humanitario, a estas estructuras del Bloque Oriental que no se acogieron al Acuerdo de Paz. les aplica el artículo 3.° común a los Convenios de Ginebra y en caso de combatir contra la fuerza pública colombiana, el Protocolo II adicional a los Convenios de Ginebra, así como el DIH consuetudinario aplicable a esta clase de conflictos.

En cuanto al Estado colombiano, el Ministerio de Defensa Nacional (por medio de la Directiva 37 del 2017, la cual se ha mantenido confidencial) ha manifestado que ciertas estructuras FARC-EP que no se acogieron al proceso de paz serán en adelante catalogados como Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR). Lo anterior, implica, que para la institucionalidad colombiana, tanto las fuerzas armadas como la Policía Nacional podrían llegar a combatir estos grupos.

No obstante, las estructuras FARC-EP del antiguo Bloque Oriental que no se acogieron al proceso de paz son solo parte a uno de los conflictos armados no internacionales en Colombia. El CICR considera que también hacen parte de sendos conflictos con el Gobierno de Colombia los siguientes grupos: el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL) y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) también conocidas como ‘Clan del Golfo’.

Ante este nuevo panorama, en el marco de su mandato el CICR continúa con su diálogo confidencial y bilateral con los distintos actores armados en Colombia con el fin de promover el respeto de las normas humanitarias. De esta manera busca ayudar a las personas afectadas por el conflicto y la violencia armada, haciendo lo posible por proteger su dignidad y aliviar su sufrimiento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: