Desolación y miedo en la cuenca del río Patía

Las comunidades que habitan la cuenca del río Patía están sumidas en el olvido y la violencia. Desde el corregimiento de Sánchez, en Policarpa hasta la costa pacífica se registra la presencia de bandas criminales y paramilitares. Algunas se han aliado y en otros casos hay enfrentamientos para apoderarse del control del territorio.
Allí se habla de “Los Guachos”, que serían miembros del grupo del cabecilla de las disidencias de las Farc en la zona de Alto Mira, en Tumaco, queriendo expandir sus dominios. También de las Águilas Negras, banda paramilitar cuyos miembros se están dedicando a amenazar, torturar y hasta a asesinar a los campesinos que no les “colaboran”…
No hay comercio, la navegación por el río está prohibida y hasta la señal telefónica se perdió. Muchas familias están padeciendo todo tipo de necesidades.
La gente reclama la presencia del Estado y aunque se han elevado solicitudes formales para que los organismos de seguridad tomen cartas en el asunto, hasta el momento la desolación sigue imperando.
#ReporteroNomada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: